Menú

NOTICIAS

SEMANA TAURINA PACENSE

TRIBUNA DE OPINIÓN

ENTREVISTAS

PREGÓN TAURINO CIUDAD DE BADAJOZ

TROFEOS TAURINOS

FERIAS TAURINAS

TAUROMAQUIAS EXTREMEÑAS

TERTULIAS TAURINAS

ECUEXTRE. FERIA DEL CABALLO Y FERIA DEL TORO

FOTOGALERÍA

FOTO DEL MES

Inicio de sesión

Quién está en línea

Actualmente hay 0 usuarios y 0 invitados en línea.

Usuarios nuevos

  • Joaquim Ribeiro
  • Topete
  • ANTONIO RUIZ
  • burguiyo
  • MARGARIDA

Sindicar

Distribuir contenido

José Núñez Pilo

JOSÉ FERNANDO NÚÑEZ PILO, un joven que como tantos otros nació en Badajoz, un destacado día del mes de Julio del año 1988, concretamente el día 18, una fecha cargada de recuerdos e historias que obviamente pasarían desapercibidas para él, mientras iba cumpliendo años ajeno a la Fiesta taurina, hasta que el día 25 de junio del año 1995, en la segunda corrida de la Feria de San Juan, "mi padre Antonio, arenero de la Nueva Plaza de Toros de Badajoz, por su afición a los toros, me metió en el Tendido 6".

Pilo entorna los ojos, seguramente para concentrar en su memoria la nitidez de aquella imagen y me dice: "Recuerdo que hicieron el paseillo José Miguel Arroyo "Joselito", que no tuvo suerte, "Pedrito de Portugal" que cortó tres orejas y me cautivó, especialmente manejando la muleta, y Javier Conde que no consiguió tocar pelo""Yo tenía siete años" , apostilla, mientras guarda durante unos segundos un silencio interrogante, que a mi me parecieron excesivos, tal vez en mi ánimo de descubrir su misterio. Se queda pensativo y lo rompe con la mirada perdida en aquella faena del torero portugués, afirmando que "la soltura de "Pedrito de Portugal", ese ángel, aquel duende que se posaba espontáneamente en la tela escarlata atrayendo al toro como un imán, "me inculcó intentar apuntarse a la Escuela del Patronato de Tauromaquia de la Diputación Provincial de Badajoz".

"Nada más salir de la Plaza, entré en casa con esa obsesión, y así se lo hice saber a mis padres que se negaron a ello, especialmente mi madre", matiza con cierta mueca de contradicción.

Pilo, que se me antoja un ser eminentemente emocional, sensible e imaginativo, me asegura que cada día, cada mes, cada año que pasaba, más maduraba en él aquella idea de querer ser torero, aquellos deseos de emular lo que "Pedrito" hizo esa tarde...por lo que considero que el recuerdo obsesivo de aquellas imágenes han poseído y poseen un incentivo poderoso que cada día despiertan en él una emoción sublime cargada de connotaciones, implicaciones y sobreentendidos que marcaron un punto de referencia: apuntarse a la Escuela de Tauromaquia de Badajoz, ardua tarea mental que, "conseguí cuatro años después", me dice.

Tenía entonces once años de edad y hoy, diez años después, José Fernando Núñez Pilo sigue recogiendo detalles, técnica, conocimientos taurinos, el saber estar dentro y fuera de la plaza, manejar los trastos con soltura y arte, y entrar a matar y poner banderillas "que es lo que más trabajo me cuesta", asegura con absoluta sinceridad, "porque no soy capaz de coger el sitio adecuado para ello".

Sin embargo, lo más fácil fue aquello que le cautivó , me dice, "el manejo de la muleta, porque a buen seguro me quedé con el modelo que me ofreció "Pedrito de Portugal" aquella ya lejana tarde en la Plaza de Toros de mi ciudad natal, Badajoz".

Pilo, que ha toreado 21 becerros en público en plazas de dentro y fuera de la región, recuerda con especial interés su actuación en la Plaza de Toros de Alba de Tormes (Salamanca), "porque fui sustituyendo a un alumno de la Escuela de Salamanca, maté dos novillos y corté dos orejas. Fue el 21 de Agosto del año pasado de 2008"...se queda pensativo y le pregunto: y la peor tarde ¿dónde fue? Sonríe y responde a la pregunta con una especie de larga cambiada casi premeditada en poquísimos minutos. "Si, si, claro que la tuve, aún mantengo un regusto amargo. Fue en en Medellín", un pueblecito cercano a Don Benito (Badajoz), "que me salió un novillo de Ruiz Meléndez que no fui capaz de entender, no se si por las condiciones del novillo o por las mías"...Ahí ya intuye la manera de pasarse la pregunta por alto, rematando la larga cambiada afirmando: "tal vez sería por el piso de la plaza", rematando con una leve y dubitativa sonrisa.

Parece seguro cuando me dice que éste año va a ser clave para él, porque debutará con picadores e iniciará a mostrar lo aprendido en la Escuela que tendrá que dejar, "pero que llevaré siempre en el recuerdo con la ilusión añadida de triunfar ese día y seguir haciéndome torero".

Pilo no duda al afirmar que admira el valor de su ex-compañero de Escuela, Miguel Ángel Perera, la quietud de José Tomás y la entrega de Antonio Ferrera, "sea en la plaza que sea". También asegura, "manejo mejor la muleta que el capote", y que le gustaría debutar del castoreño con novillos de Carriquiri, porque "he toreado algunos becerros con éste hierro y a todos ellos los he desorejados". Pilo se pasa de un tercio a otro y afirma que no es fumador, aunque se inició en el tabaco "pero lo dejé de inmediato, me di cuenta en la Escuela que éste vicio limitaba mis ilusiones toreras".

El aspirante confiesa sus deseos de ser torero, está muy ilusionado porque se ha interesado para llevar su carrera, tan pronto debute con picadores, una persona que está metida en éste mundillo, me dice, y "creo que me tiene una novillada apalabrada para éste año en la Plaza de Toros de San Adrián (Navarra). Quiero vivir del toro, porque mi cualidad es el valor, dicho por la gente, y por mi abuela, una gran aficionada, apasionada de Rafael "El Gallo", que ve en mi un cierto estilo torero muy personalizado. Y eso, creo que es bueno", afirma convencido, y así lo creemos quienes lo hemos visto torear en distintas plazas y tentaderos.

 

Fernando Masedo Torres

Distribuir contenido