Menú

NOTICIAS

SEMANA TAURINA PACENSE

TRIBUNA DE OPINIÓN

ENTREVISTAS

PREGÓN TAURINO CIUDAD DE BADAJOZ

TROFEOS TAURINOS

FERIAS TAURINAS

TAUROMAQUIAS EXTREMEÑAS

TERTULIAS TAURINAS

ECUEXTRE. FERIA DEL CABALLO Y FERIA DEL TORO

FOTOGALERÍA

FOTO DEL MES

Inicio de sesión

Quién está en línea

Actualmente hay 0 usuarios y 0 invitados en línea.

Usuarios nuevos

  • Joaquim Ribeiro
  • Topete
  • ANTONIO RUIZ
  • burguiyo
  • MARGARIDA

Sindicar

Distribuir contenido

Entrevista con Tulio Salguero

TULIO SALGUERO BORRALLO es otro alumno destacado de la Escuela del Patronato de Tauromaquia de la Diputación Provincial de Badajoz, en la que ingresó en el año 2001 y en la que estará hasta conseguir el título que lo avale para presentarse en público con los del castoreño, que seguramente conseguirá en éste año 2009, posiblemente en la Plaza de Toros de Badajoz.

Tulio accedio a la Escuela taurina de la capital pacense casi por naturaleza propia porque éste joven estilizado, prudente, discreto y con sentido del deber, nació un caluroso día del mes de agosto de 1990 oliendo a jara y encinares, y respirando aire puro del campo extremeño desde la finca "Los Espartales", ubicada a pocos kilómetros de Badajoz, en la que su padre, de nombre Tulio también, ha ejercido de mayoral hasta hace poco más de mediados del pasado año del 2008 en que, como buen conocedor del toro, fue contratado por el torero pacense Alejandro Talavante, ex-alumno, igualmente, de la Escuela de Badajoz, para integrarlo en su cuadrilla para picar los astados a lidiar a gusto del matador hasta dejarlos en condiciones apetecibles, acorde con los deseos del mismo.

Con éste escenario  por hábitat, Tulio Salguero Borrallo, me dice que quiere asemejar el sonido de sus primeras "nanas" con el mugir de los cinqueños molestados por el bordoneo de los moscardones brincando sobre los rizos negros de sus testuces o el de los becerros en el destete. "¿A qué puedo aspirar yo, si no a ser figura del toreo?", a lo que evidentemente asentí asumiendo sus justificados sentimientos.

"Yo me apunté a la Escuela Taurina de Badajoz con 11 años de edad", me dice. "Lo asumí como un juego intencionado que me llevara a encontrar la puerta que me permitiera el acceso a ésta profesión a la que aspiro. Sin embargo, a partir del año 2005, me di cuenta de la seriedad que suponían mis pretensiones y me responsabilicé de la misma. Comencé notando cierta dificultad en el manejo del capote, que voy superando paulatinamente, sin embargo el uso de la muleta me es más fácil, tal vez porque me gusta más y porque lo considero la herramienta necesaria para crear arte, aunque estoy convencido de que en ésta profesión no hay nada fácil, todo has de aprenderlo a base de sacrificio y constancia y en eso estoy", afirma asentándose en la claridad y serenidad de su pensamiento abstracto.

"Soy consciente también de que con la espada, que es la que ofrece las orejas", matiza, "tengo rachas buenas y otras muy malas, eso me ocurre cuando le pierdo el sitio, tan difícil de volver a encontrar, pero ésto es así y así hay que aceptarlo", apostilla.

"No, no me gusta poner banderillas", subraya Tulio absorbido por sus pensamientos como si adivinara los mios, "porque lo que a mi me gusta", me dice, "es crear arte utilizando la muleta, por eso me fijo en los gandes, José Tomás y mi paisano Alejandro Talavante. Me impacta como se colocan ante el toro, la frialdad de ambos ante la cara del de los rizos, y la manera que expresan de interpretar el toreo".

Tulio Salguero, que bien podría llamarse artísticamente el "niño de los Espartales", pero su seriedad y prudente manera de ser a buen seguro no se lo permite, recuerda con una leve sonrisa su debut en público en la Plaza de Toros de Almendralejo el día 10 de junio del año 2006, ya había actuado en diferentes tentaderos que la Escuela gestiona entre algunos ganaderos de la región extremeña que acceden a ello. "Aquella tarde", me dice con la mirada buscando en su mente el más mínimo detalle, "le corté las dos orejas a un becerro de la Dehesa de Calvache", propiedad de Jaime Sebastián de Erice "y mi siguiente éxito", señala con satisfacción, "ocurrió en una plaza portátil, en la que paseé cuatro orejas y dos rabos", pertenecientes a dos becerros marcados con el legendario hierro Carriquiri, del que su creador D. Nazario Carriquiri se decía "si te coge un toro de D. Nazario ya puedes llamar al médico y al boticario". Hoy día, propiedad de D. Antonio Briones.

El joven Tulio ha ido consiguiendo triunfos paulatinamente, yo los he comprobado personalmente en numerosas plazas de la región y fuera de ellas, como es en Valencia del Cid, donde le cortó las dos orejas a un eral de Los Cofres, e incluso en sus dos actuaciones en los Certármenes del Trofeo de la Oportunidad de la Plaza carabanchelera de Vistalegre de Madrid, celebrados los dos últimos años en los que en ambos quedó semifinalista.

Tulio afirma de manera contudente que su objetivo, obviamente, es "debutar con picadores lo antes posible, porque considero que estoy preparado para ello", y su ilusión, agrega, es que éste acontecimiento se produzca "en la Plaza de Toros de Badajoz y a ser posible con novillos de Zalduendo o de Núñez del Cuvillo". "Después me sentiría satisfecho tomando la alternativa de manos de José Tomás o de Alejandro Talavante", apostilla con la mirada perdida acariciando esa todavía lejana fecha, pero que dada su capacidad y raciocinio le permite anotar concienzudamente en su mente esa meta para ordenarla después hasta conseguir a su debido tiempo el objetivo marcado. Así será si así le parece a él.

 

Fernando Masedo Torres

 

Distribuir contenido